Concurso “Very Mary”

Hoy nos hace especial ilusión presentar en la delgada línea rosa  la marca Very Mary.

Very Mary es un concepto original, piezas únicas, inspiradas en influencias y experiencias personales. Piezas exclusivas trabajadas a mano siguiendo métodos tradicionales. Alhajas con las que se transmiten feminidad, sencillez, personalidad y belleza.

La continua búsqueda de piedras, detalles y demás elementos incorporados en la creación de estas piezas únicas son la base de la originalidad y la continua renovación de conceptos. Utilizando piedras preciosas como amatista, aguamarinas, cuarzo rosa, turquesa, turmalina, lapislázuli, perlas cultivadas o coral.

Podéis conocer todos sus diseños y hacer vuestros pedidos o encargo a través de su nueva página web.

A nosotras nos encantan sus diseños: son originales y dan un toque especial a cualquiera de tus looks.

María los hace de manera artesanal y con mucho cariño ¡No hay dos piezas Very Mary iguales!

Para celebrar su lanzamiento… ¡hemos organizado un concurso!

#concursoverymary

¿Cómo funciona?

1. La única condición es que sigas a La delgada línea rosa y a Very Mary en Facebook .

“Me gusta” La Delgada Línea Rosa

“Me gusta” Very Mary

2. Este concurso va de inspiración y, por qué no, de recuerdos. La pregunta del concurso “Very Mary” es:

¿Cuál es tu complemento favorito ?

Se trata de que expliques qué te inspira,  si te recuerda a alguien, o si tienes alguna anécdota que contar… ¡lo que quieras!

Puedes contestar en aquí, en este post, haciendo un comentario. No olvides dejarnos tu e-mail para que podamos ponernos en contacto contigo si resultas ser el ganad@r.

También puedes contestar via Twitter usando el hanstag #concursoverymary y nombrando a @_ldlr

3.El comentario más ingenioso será el que consiga este fantástico diseño Very Mary.  El límite para participar del concurso es el domingo 19 de Marzo a las 23.59hs.

4.  ¿Qué sorteamos? Esta pieza exclisiva Very Mary.

¿Te gusta?

¡Participa!

Anuncios

19 comentarios en “Concurso “Very Mary”

  1. Me encantan las calaveras. Hace casi cuatro años encontré un broche de color rojo con forma de calavera. Fue en Blanco y tenía el tamaño de un pétalo de rosa.

    Empecé a usarlo mucho. Tenía ese punto gracioso y un poco freak de los accesorios que transforman un look. El día que di mi primera clase en una gran universidad, lo puse sobre un vestido negro, a la izquierda del corazón.

    Desde entonces, cuando tengo un evento importante, me gusta ponérmela: mi broche rojo con forma de calavera me da suerte, y la suerte hay que procurar llevarla siempre cerca, no?

    Felicidades a Very Mary por tan very bonito accesorio.
    Y a LDLR por el very bonito concurso ;)

  2. Hola,
    No salgo de casa sin un foulard.
    Da igual que sea verano o invierno, siempre complementa èrfectamente el look y te puede sacar de apuros si te cae una mancha en la camisa (una que es muy cafeta y siempre te cae la mancha cuando no puedes ir a comer a casa y no tienes en la oficina nada para cambiarte) y en verano protege perfectamente del aire acondicionado y su mal uso.
    Ana Fernandez
    eldelfin76@gmail.com

  3. Pues esa pequeña calabera me recuerda, ni más ni menos, que a una tarde en la calurosa Sevilla de septiembre, justo antes de venirme a vivir para ‘poder’ trabajar a Alemanía, con mi amiga CGlez (a la que seguro conocéis). Nos fuimos de compras, aunque con la idea fija de buscar piezas diferentes para hacer nuestros propios DIY de complementos. Así es que terminamos en una tienda de cuentas, y vimos las tan deseadas calaberitas de colores. Nos lanzamos hacía ellas como si no hubiera mañana. Las cogimos todas, y empezamos a pensar diferentes combinaciones de colores, diferentes tipos de pulseras y accesorios. Volvimos loca a la dependienta, que terminó dejándonos a nuestro aire dar vueltas por la tienda totalmente inspiradas. Y lo más gracioso de todo? Que también le pusimos pompones! Pero eran de flequitos! ;)

  4. Como ferviente seguidora de Joaquín Torres y arquitecta que soy, lo mío son los foulares. Con un buen foular al fin del mundo, construyes pisitos cool, sales en la tele, vas a pasarela Cibeles con Carmen Lomana y tu foulard. Además es multifunción temporada primavera- verano, otoño invierno, si te aburres te lo pones de cinturón, de lazo, de turbante, te curas el esguince del brazo, lo usas de rodillo de cocina… y lo más importante le da el toque de distinción a cualquier look. Después de estas teorías foulard conspiratorias solo agradeceros el sorteo.

    Mola mucho el colgante ;)

    acafeole@gmail.com

  5. Me gustan los complementos únicos, diferentes, que hagan que un estilismo cambie por completo.
    De la inmensa colección de complementos que tengo me quedo con una condecoración de estilo monárquico, con forma de Cruz de Malta. Fue un regalo de mi padre a mi madre. Sólo con ponerme eso no necesito más.

  6. Aunque no puedo participar no me resisto a comentar que mis complementos favoritos son los pendientes de pinza que solía usar mi abuela. Son grandes y rimbombantes. Me recuendan a ella.
    Tambien tengo una bufanda amarilla con pompones en las 4 esquinas era de mi madre, de sus tiempos mozos.
    Y por último una adquisición de mercadillo un collar masai que aún no me he puesto, estoy esperando el momento perfecto!

  7. Buenas tardes, Igual es un tópico y mas gente lo dice o lo piensa pero os voy a contar un secreto, el mejor complemento es una sonrisa, y por muchos motivos, cada uno tiene la suya, todas son diferentes por lo que la exclusividad está garantizada.
    Siempre está de moda, nunca pasa con el tiempo, algunas son sexys de labios rojos, interesantes bajo bigotes canosos, new collection de bebés tras un chupete, o vintage las de las yayas, o heritage, aquellas iguales entre padres e hijas.
    Todo el mundo debería de tener una, pega con todo, no da miedo mezclarla con cualquier print y nadie puede acusarte de llevar demasiado complemento, igual da de sport que smart y lo mejor de todo es que a nadie le cuesta ni un euro…
    Animate con mi complemento favorito: ¡SONRIE!

    curvasg@gmail.com

  8. Buenas tardes chicas!!!
    Creo que viendo ese colgante no puedo resistirme a concursar.

    Jessica (jjarcarbon@hotmail.com)

    Yo en verdad tengo dos complementos. Mi reloj y un anillo. Los dos fueron regalados. El reloj me lo regalo uno de mis mejores amigos tras yo, al caerme en un bar, perdí el mio que era exactamente igual, creo que se apiado de mi y me lo dio diciendo “Que cojones toma, te regalo el mio, que el dinero es pasajero, ya me comprare otro”. El anillo me lo regalaron para mi graduación, es una espiral de plata preciosa además es un modelo único, lo que lo hace todavía más especial.

    Un saludo
    xxx

  9. Difícil decisión.
    Por un lado las insignias castrenses de las que me surte mi hermano militar. Tengo dos. Pienso que le dan un toque interesante a cualquier básico y es una buena forma de dar a entender que comulgas con determinadas ideas, hay gente a la que no le gusta darlo a entender,pero a mi si. Es gracioso porque varias personas me han preguntado si era militar. Si el que pregunta no es un experto es divertido inventar alguna trepidante e interesante historia sobre la insignia que llevas.
    Por otro lado, un sombrero austriaco que me regaló mi padre por mi cumpleaños. Lo compró en una armería de caza. Es verde y de ala ancha. Es precioso a la vez que abriga y protege de la lluvia. Creo que un sombrero siempre es favorecedor.

  10. Lo cierto es que no suelo comprarme complementos, lo reconozco. Salvo que esté de viaje, como recuerdo. Es una pequeña norma (quebrantable) que tengo, de tal forma que mayormente tengo piezas que vienen de otros países o que me han regalado, ya que si no tengo una historia que contar sobre mis complementos, me parecen fríos, como si los hubiera obtenido por puro materialismo… ¡No sé muy bien por qué me ocurre esto!

    ¿Una pieza muy especial? Unos pendientes de ámbar a juego con un collar que me regaló mi novio, diseñados por él mismo para mí. No hay nada como una pieza diseñada para tí, única en el mundo.

    Almudena
    almuarnaldos@hotmail.com

  11. mis imprescindibles son los bolsos!, especialmente las carteras. Tengo de todos los tamaño y formas… me encantan si son enormes¡¡¡

    Necesito muchísimo espacio para poder guardar unas bailarinas, en esos momentos en los que no puedes mas, unos guantes preciosos largos, algo de maquillaje para retocarme (me obsesiona llevar los labios perfectamnete pintados), y sobre todo mi móvil (no puedo vivir sin el, lo confieso soy adicta).

    mi hermana mayor se ríe muchísimo conmigo, porque suelo pensar que es una extensión de mi cuerpo, lo muevo, bailo con el…. forma totalmente parte de mi¡¡¡

    mi preferida una cartera de piel en color nude, tipo sobre, con flecos y tachuelas; combina con todo y puedo llevarla en cualquier momento!!

  12. Una tarde del pasado invierno mi abuela me pidió que me subiera a una silla para alcanzar una trasnochada y estropeada caja granate que guardó, hace Dios sabe cuánto, en un altillo. Cajas semejantes a ésta que hacían de joyeros llenaban la esquina izquierda del altillo del armario. La cogí, me bajé con cuidado de la silla a la que me encontraba subida y la puse sobre la cama. Ella la abrió y descubrimos deslucidos y roñosos anillos. Todos eran de plata. Estaban ajados, pero cada uno tenía una historia que contar. Sólo me dejó elegir uno. Opté por el que primero había llamado mi atención. Lo compró hace 51 años en un viaje a Argentina: de plata, achatado y con una piedra (desconocíamos qué era) que se fundía con la plata. Buscamos el producto para limpiar la roña del metal pero no había. A decir verdad, me alegré, me gustaba viejo y sucio. No me lo quitaba y, desgraciadamente, de tantos lavados de manos acabó reluciente.
    En un viaje a Marruecos un tendero de un pequeño puesto de antiquísimas alhajas, similares a las que mi abuela me enseñó aquel día, se fijó en mi anillo. Me lo quería comprar. Como supondréis me opuse tajantemente mientras él insistía e insistía. Me dijo que el marfil en anillo no era fácil de encontrar. En ese momento supe la misteriosa identidad de la piedra, que nunca hubiera dicho que fuera marfil; en anillo toma un brillo diferente.
    Más arriba he escrito que todos tenían una historia que contar, amontonados en la caja granate. Sin embargo, a la de mi anillo se le han seguido añadiendo anécdotas. Todo esto, como os podéis imaginar, porque no me lo quito. Perfecto para ir a clase, para una salida informal u otra más formal.

    Bea (beatrizmontabes@gmail.com)

  13. Pingback: Bag Inspirations « La delgada línea rosa

  14. ¡Hola LDLR! No soy muy dado a los complementos. En invierno bufanda, eso siempre, pero es por el frío. Antes llevaba reloj, pero se rompió y no me preocupé de cambiarlo por otro, ¡Soy muy dejado! Por lo demás, poca cosa.

    Aún así, mi complemente preferido es mi pin de Siniestro Total. Es una pequeña pieza metálica, de unos tres centímetros. En el se ve un coche siniestrado, lo cual hace referencia al nombre del grupo. Tiene unos cuantos años ya, es de los mismísimos ochenta. Me lo envió una chica a la que apreciaba mucho, por correo. Me llegó al buzón de casa y me hizo infinita ilusión. Lo clavé en una chaqueta y ahí se ha quedado. ¡Es uno de mis grupos preferidos! Y eso. Un saludo.

    Andrés (ender_odiat@hotmail.com)

  15. Me encantan los complementos bonitos y originales. Sobre todo colgantes, broches y diademas.

    En concreto, ese tipo de complementos que te llegan a eclipsar cuando los llevas puestos, si, esos a tu interlocutor siempre se les va la mirada. Ya sabéis a lo que me refiero… seguro que os ha pasado.

    Quedas con tu mejo amigo para hablar de vuestras vidas, vuestros trabajos… contaros algunas novedades… le comentas tus últimas risas, lágrimas, enfados… pero cada vez más ves como lanza miradas a tu nuevo broche hasta quedarse mirándolo fijamente. “¡Oye, qué te estoy hablando y de temas muy interesantes!” piensas.

    Tras mirar a tu interlocutor de nuevo, mirar tu broche (y pensar “si que es bonito si…”) decides cambiar de estrategia: “¿Te gusta? Es de tal diseñador o de tal marca y lo conseguí en…”, tienes que terminar diciendo para que vuelva a prestarte atención.

    ¡Ahá! ¡¿Ahora si, eh?! En fin, las cosas bonitas conquistan miradas y corazones. :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s