Entrevista con Ana Locking

La diseñadora española Ana Locking fue la madrina de la última edición de Creanavarra, organizado por ESNE Pamplona.

La moda engancha porque le das mucho, y con los blogs pasa lo mismo.

Tenéis (los blogs) mucha culpa de lo que la gente consume en la calle.

Todo se mezcla, por lo tanto, todo es viable. Todo lo creativo se puede conjugar.

La moda es muy pasional y engancha mucho, lo importante es crear un germen de pasión para que vaya evolucionando.

La creatividad es trabajo, trabajo y trabajo.

¿Cuál es tu participación en la primera Edición de Creanavarra?

Estoy aquí para apoyar a estos jóvenes. Todo lo que haga surgir el germen de la creatividad es estupendo. Me invitaron a venir para amadrinar y apoyar a los chicos. Conocí el proyecto cuando me llamaron, vi que era serio y estoy encantada. Montar todo esto es muy difícil y las cosas cuesta sacarlarlas adelante, con lo cual tiene mucho mérito.

¿Qué tal va tu proyecto como marca, después de separarte Locking Shocking en 2007?

Muy bien. Separme es lo mejor que he podido hacer en mivida. Cuesta mucho esfuerzo y ha sido muy difícil, también porque arranqué en un momento que comenzaba la crisis, pero en tres años me he posicionado mejor que en diez con mi anterior firma. En los últimos años con mi anterior firma, a mi socio le interesaban más los temas de arte, y por eso separarme fue bueno para mí.

¿Qué te ha parecido el ambiente del backstage?

He estado hablando con los chicos y los diseñadores, en especial con Alberto Sinpatron, que le conocí hace varios años en un certamen de moda en Bilbao y me ha hecho ilusión volver a verle. A Krizia Robustella tampoco la conocía, aunque sé que ha desfilado en Cibeles. Todos los ambientes de moda son muy apasionados, como todo lo que es un estreno. Para los jóvenes es muy apasionante porque están a punto de sacar sus trabajos y supone un gran esfuerzo lo cosen a mano y es un gran esfuerzo. Además, es bastante reseñable que sean alumnos de primero.

Eres una de las diseñadoras que más apoya los blogs…

 Nadie paga por hacer lo que hacéis, es amor al arte. Yo también empecé en la moda por amor al arte y continúo porque si hiciera esto por dinero estaría trabajando para otros, tendría mis 30 días de vacaciones y un buen sueldo al mes. Sin embargo, con mi empresa hay meses que no hago ni un duro. Cuando no hay, no hay. El dinero se reinvierte para ir a ferias, colecciones de zapatos o tantas otras cosas, de manera que hay que ponerle mucho amor. La moda engancha porque le das mucho, y con los blogs pasa un poco lo mismo. Es verdad que cuando los blogs van haciéndose más grandes y eso también es animante para los autores, pero es muy duro, por eso lo valoro mucho, dentro de lo que puedo.

¿Qué crees que influye más, lo que se enseña en las pasarelas o lo que se ve en los blogs?

Creo que en las pasarelas se muestra una idea, cada diseñador ofrece una propuesta y yo creo que el blog es el que crea la tendencia porque coge algo de aquí y de allá. Un blog elige un estilo (como las rayas) y si lo copian otros blogs al final se crea una tendencia y la gente lo asume así. Creo que son los blogs y las revistas tradicionales los que crean la tendencia. El diseñador no, propone ideas. Los blogs crean la necesidad de consumir. Los blogs son el collages para decir “esta temporada lo que se va a llevar el el bicolor, por ejemplo”. Por eso, tenéis mucha culpa de lo que la gente consume en la calle.

Entonces, ¿los blogs acercan lo inaccesible de las pasarelas a la gente?

Eso es. La gente no tiene la cultura suficiente como para entender algunas cosas, como que ciertas obras de arte sean importantes y por qué. Hay mucho trabajo detrás del arte abstracto, por ejemplo. Vosotros, los bloggers, cogéis todo eso y lo explicáis a vuestra manera, dependiendo del enfoque de cada blog. Por eso pienso que los blogs son como un filtro de cercanía, pero aun así no es lo mismo sentir la pasarela que verla en fotos. De todas formas, hay mucha gente que no entiende de moda pero le gusta y eso es muy compatible.

La Delgada Línea Rosa está hecha por autoras del mundo de la Arquitectura y de la Comunicación. ¿Qué relación podrías hacer entre estas dos disciplinas con la moda?

La moda y la gastronomía también está relacionada, incluso la danza o el cine y otras materias. Últimamente muchos artistas contemporáneos absorben de la moda. Sin embargo, en algunos círculos artísticos selectos está mal visto que los diseñadores cojan aspectos del mundo del arte. Todo está relacionado, depende de lo complejos que sean ciertos ambientes está mejor o peor visto, pero todo está mezclado. Ahora mismo cada vez se estrenan más películas documentales y la gente va a a verlas, cuando antes era impensable. Esto es porque el documental ha dejado de ser el ladrillo que era antes, y ahora el documental tira de actores o de historias ficticias para contarte historias verdaderas… Todo se mezcla, por lo tanto, todo es viable. Todo lo creativo se puede conjugar.

¿Vale todo en la moda o hay algún estilo que esté fuera de lugar? 

Es muy bueno que se mezcle todo, porque al final lo que se está imponiendo es un “haz tú mismo tu propio estilo”. Quizá en los 60 había una imposición por seguir una tendencia determinada, en los 80 e incluso en los 90 con el minimalismo. En los 90 tenías que ser “Calvin Klein” porque si no eras una petarda ochentera, una colgada. Pero ahora, en el fondo, todo vale y eso es muy bueno porque lo que tiene que verse es el carácter de la persona que lo lleva. Es decir, tienes carácter no porque lleves una marca concreta (como en los 90) si no porque eres tú misma. La gente joven tiene un carácter muy fuerte a la hora de vestir, porque mezclan de aquí y de allí, y eso es genial. El mezclar algo que han comprado en el rastro con un producto reciclado o con una prenda carísima. No hay prejuicios en ese sentido y antiguamente sí los había. La moda ahora mismo está al servicio de la persona, que es como siempre debe ser. La moda tiene un aspecto lúdico  y la gente tiene que adaptarlo, así que me parece perfecto que haya multiplicidad de estilos.

Como madrina de esta primera edición y aunque todavía no hayas visto el desfile, ¿podrías hacer una valoración de Creanavarra?

Me parece un esfuerzo tremendo empezar de cero y montar esto por una iniciativa privada que no ha tenido apoyo institucional de ningún tipo. Es un gran esfuerzo porque no es sólo lo que vemos aquí, sino que también ha habido cursos, talleres y conferencias. Ha habido un empeño por crear una cultura de moda. No ha habido frivolidad de ningún tipo, sino un gran esfuerzo por parte también de los alumnos de primero, que no tienen mucha idea, pero que se hayan esforzado por sacar su primera colección y mostrarla es muy positivo. El hecho de que la escuela haya ofrecido esa oportunidad y haya hecho esta inversión para lanzar a los alumnos y que vayan cogiendo ritmo me parece estupendo. Evidentemente, les queda mucho por hacer, pero cada año irán perfeccionándolo.

Para la gente de Navarra a la que nos interesa la moda, es una gran oportunidad para estar conocer a otras personas interesadas y acercarnos a la realidad de un desfile.

La moda es muy pasional y engancha mucho. Lo importante es crear un germen de pasión para que vaya evolucionando, tanto nosotros como diseñadores, como vosotros como comunicadores, arquitectos o cualquiera que sea vuestra profesión. Es verdad que en el mundo del blog, la gente se dedica a muchas cosas y los autores no tienen por que estar especializados en la moda, si no que es muy versátil.

¿En qué momento decidiste ser diseñadora?

Mi madre era modista y yo me crié entre talleres, con patrones, tejidos y ropa. Me daba por disfrazarme a todas ahoras, invitaba a mis amigas y nos vestíamos con la ropa. Yo decía: “¡Volumen, volumen!” . A mi padre le gustaba mucho el arte y siempre me mandaba a cursos relacionados con el arte. Fui creciendo y equivocadamente consideré que la moda era más superficial que el mundo del arte, y que no hablaba de los fundamental, así que decidí hacer Bellas Artes en la Universidad Complutense, nunca estudié moda. Con el tiempo me dí cuenta de mi equivocación. La moda es un camino más para expresarte de la forma que tú quieras. Se puede hacer un trabajo de mayor profundidad o más superficial, como quien escribe una novelita de vaqueros o una novela más profunda. Estaba equivocada, y al final la moda ganó terreno en mi vida.

¿Cómo incentivas la creatividad?

Con trabajo, con trabajo y con trabajo. La creatividad es puto trabajo.

3 comentarios en “Entrevista con Ana Locking

  1. Pingback: 2011 para LDLR « La delgada línea rosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s